"¿Cómo puedes caminar por ahí­ sin un cerebro? Hay cosas que nadie puede responder." (Murray)

domingo, febrero 25, 2007

De cómo cargarse 6 personajes en 4 horas.

Nos situamos en BarnaCity, bajo el régimen dictatorial de Alejo I. La Resistencia, ese grupo que trata de liberar al pueblo del opresor (que nos quita los chicles y los juegos de rol) encarga a cuatro de sus más rudos efectivos una importante misión: encontrar, vivos o muertos, a otro grupo de combatientes desaparecido. El equipo de rescate está formado por:

Guybrush Threepwood en el papel de Arnaldo Schwarzenegger (indumentaria y armamento en plan Predator).
Kunzahe en el papel de Juanito Rambo (Sí, en plan Rambo)
Flautistillo como Aleación Rodríguez (as Robocop)
El Ruso, haciendo de Homer Simpson (Ni más más ni más menos)

Un coche lleva al aguerrido y armado hasta los dientes grupo hasta un punto cercano a donde se perdió la pista al primer equipo de rebeldes. Pronto se ven rodeados por una niebla (de guerra, en plan la que sale en el Age of Empires o el Warcraft que impide ver demasiado) Aunque intentan caminar sigilosamente, la gran cantidad de armas y Aleación Rodríguez con su traje de faena Robocopelesco se lo impide. Pronto encuentran lo que esperaban: dos de sus compañeros de la resistencia en estado lamentable. Uno de ellos es un jebi melenudo que apenas puede hablar. Farfulla incoherencias: "aaagh... eran muchos... y MATARON A TEDDY..." Sospechamos que Teddy era su osito de peluche. El otro tipo moribundo iba vestido de bárbaro del norte. De este se pudo sacar algo más "argh... sois gente de buen corazón... y si no lo sois me la pela... porque tenéis que encontrar al hijo de 9 madres... blablabla Asgard... tiene que volver a la puerta... o vendrá el Ragnarok..." Homer Simpson intentó reanimarles, pero el método de estrangulamiento que tanto practica con Bart NO funcionó.

Decidimos entonces adentrarnos más en la niebla, pero acabamos atravesándola por completo. Entonces se nos ocurrió la genial idea de comprobar si la niebla era tan impenetrable como pensábamos. Nos dividimos en dos grupos: Juanito Rambo y Aleación Rodríguez se adentrarían en la niebla y subirían a un edificio, mientras que Arnaldo Schwarzenneger y Homer Simpson subirían a otro edificio fuera de la niebla. Intentábamos ver hasta dónde llegaba la niebla. El caso es que cuando Homer y mi personaje, Arnold, subieron a la azotea, se encontraron con que la niebla seguía siendo impenetrable. A Homer se le ocurrió la GENIAL! idea de lanzar un petardo (mangado a Bart) al otro lado, para echar un ojo. Como respuesta, un pedrolo de tamaño estandar (tal que así de gordo) surcó los cielos y le atizó en toda la mocha. Acojonado por el suceso, Homer lanzó otro petardo, mientras que yo, Arnaldo, utilizaba mi fusil (como el de Jimmy) para asustar a quien hubiese tirado el pedrusco. Por desgracia, los subnormales que nos apedreaban eran nuestros queridos compañeros, a cual más tonto. Aleación fue herido por mi ráfaga y salió huyendo como un Skaven cualquiera, con la intención de reclutar a los vecinos del edificio para que nos cascasen.

Pero Rambo NO estaba de acuerdo, y usó su potente lanzagranadas para enchufarnos con un buen explosivo, lo que hizo que Homer Simpson saltase por los aires convertido en 2d100 pedazitos amarillos. Grité un NOOOOOOOOOOOOO! de esos de película. Homer, con su último aliento, me susurró "úsalo", mientras me tendía su lanzallamas. Evidentemente, lo agarré, y le di caña al edificio de enfrente. Culminé mi venganza cuando el sr. Rambo se comió DECENAS de puntos de daño por fuego.

Aleación Rodríguez volvió entonces al lugar del "crimen":

Flautistillo/Aleación: Arnoooooooooooooooooooooold!!
Guybrush/Arnaldo: ¿QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE?
Flautistillo/Aleación: ¡Que nos estamos matando entre nosotrooooooooooooooos!

Bajamos entonces, algo apenados. Sin embargo la tristeza no nos duró mucho, pues dos nuevos reclutas de la resistencia se unían a nosotros: La marine colonial Leona Váskez (Kunzahe) y un rolero porrero jipi melenudo y barbas, llamado Espartero (Ruso).

De estos 4 personajes actuales, 2 morirían en los siguientes minutos.

Tras encontrar a los dos nuevos miembros del equipo, volvemos a la niebla. Mi plan era recoger los cadáveres y llevarlos al cuartel general de la resistencia, para darles un entierro digno. Sin embargo mis incompetentes compañeros tenían ganas de hacer el gilipollas, y retrasaron la misión participando en un estúpido juego de intimidarse los unos a los otros. El sr. Aleación y el rolero fumado Espartero se dedicaron a perder el tiempo. Incluso la nueva, la marimacho de Leona Váskez, estuvo a punto de unirse a ellos. Yo, curtido en mil películas de hostias, decidí que aquello tenía que acabar rápido. Y cómo se solucionan los problemas en las pelis de galletos? efectivamente, con más galletos. Coloqué una granada y Aleación y Espartero el jipi rolero acabaron saltando por los aires. Los dos cadáveres de antes + los dos nuevos cadáveres fueron cargados en el coche y volvimos al refugio de la resistencia para recibir nuevas órdenes.

Ya van 4 pejotas muertos.

Leona y yo, los dos supervivientes, volvimos a la resistencia. Allí el sargento de hojalata nos presentó a los dos nuevos señores que reemplazarían a los dos úlitmos caídos: Aps Urdo, un prestidigitador desos, y Sobreviviré Pérez, de profesión, cenizo.

Descubrimos que todo aquello de las 9 madres y el Ragnarok tenía que ver con un tal Heimdall. Lo descubrimos haciendo uso de ese maravilloso invento que es Internet. Metimos "Asgard, Ragnarok" en el google y nos salió el Dios que buscábamos. Por si las moscas metimos también "Heimdall, Mensaje Privado", por si al dios se le había ocurrido registrarse en algún foro, pero no fuea así. Es más, encontramos una foto de un nigga penetrando analmente a otro tipo. Desistimos, y entonces recibimos la ayuda de la Gusa, que con su genial olfato nos llevó a través de la niebla a un edificio donde, probablemente, estaría lo que buscábamos.

Mientras subíamos las escaleras, Aps Urdo le enchufó un güevo de puntos de daños a Sobreviviré, que empezaba a dudar de su nombre, con sus poderosos Rayos Vallecanos.

Y empezó la fiesta: trolls de dos cabezas inmunes a balas nos asaltan. Pero como somos los más chulos y tenemos los cojones forrados de metal, nos liamos a machetazos (Leona y yo) mientras Aps Urdo se transformaba en un tipo lleno de pinchitos que se cepillaba a los trolls. El tontobabas de Sobreviviré intentó huir, pero un troll rezagado se lanzó contra él. El pobre, presa del pánico, intentó eliminar al monstruo con su uzi, para, más tarde, recordad que eran inmunes a ello. En un alarde de estupidez suprema agarró la antena de una televisión e intentó acuchillar con ella al troll. Por supuesto, murió hecho trizas.

Pero lo mejor estaba aún por llegar, en forma de policía.

Un policía subnormal (Era Flautistillo, quien, puesto que su último personaje iba a morir en breves, se había pillado otro pejota) hacía su aparición lanzando una granada a la habitación donde estábamos todos. La hostia. Sobreviviré murió en el acto y el resto nos comimos unos buenos puntos de daños. Pero sobrevivimos.

Sobreviviré había llamado a sus amigotes minutos antes para que nos echasen una mano. Éstos, al ver cómo su amigo saltaba por los aires por culpa de el subnormal que tiró la granada, descuartizaron a este último a golpe de motosierra. Sin embargo el subnormal (llamado Molomás Quetú) quitó la anilla a una de sus granadas. Por suerte para nosotros, uno de los amigotes de Sobreviviré el cortó el brazo, el cual voló por los aires y fue a parar a su boca, que tenía un tamaño descomunal gracias otro tajo bien dado por otra de las motosierras. El pepinazo que produjo la granada redujo a Molomás a un montoncito de átomos, y abrió un bujero curioso en el suelo. Los amigotes de Sobreviviré perecieron también.

Y ya van seis personajes muertos.

Después de ver morir a un estúpido PJ que no duró más de 2 (2!) asaltos, los supervivientes encontraron al dios que andaban buscando, Heimdall, suspendido sobre un pentagrama. Al modificar el pentagrama, Heimdall cayó al suelo. En ese momento hace su aparición el 4º personaje de Flautistillo, un tal lol_fucking_noob!one!, probablemente jugador del StarCraft, que aparece mágicamente.

Heimdall les pide que encuentren su cuerno. Pero oh! resulta que la gente no está contenta con que mi personaje, Arnold, sea el único superviviente del equipo principa, sin duda gracias a mi pericia como jugador, y los otros jugadores deciden MATARME. Sí, eso intentaron. La ZORRA de Leona Váskez, interpretada por el puto Kunzahe me empujó al abismo que había dejado el anterior personaje de Flautistillo al comerse su propia granda, y me di una leche curiosa. Luego intentaron eliminarme lanzando una granada, pero como en la mítica escena de Commando, Arnaldo Schwarzenegger saltó a tiempo para ponerse a salvo. Agarré mi BiG FuckinG GuN (aka Ametralladora Pesada) y les esperé oculto abajo.

Mientras tanto, Leona y lol_fucking_noob!one! buscaban el cuerno. lol_fucking estaba grillado y destrozó varias primeras ediciones de ESDLA entre otras. Leona le disparó pero sobrevivió.

Encontraron el cuerno y el puto fucking_noob, haciendo honor a su nombre, tocó el cuerno y se vio transportado al Asgard. Antes de morir volvió a tocarlo y se reencontró con nosotros. Imaginaos la papeleta si el tontobabas hubiese muerto: habríamos perdido el cuerno, Heimdall no podría volver a casa a descansar y se nos habría venido encima el fin del mundo. De buen rollo.

Pero tuvimos suerte. Aún así El Ruso, con su personaje Aps Urdo intentó robar el cuerno usando sus hechizos molones de pegarse a las paredes y convertirse en cosas raras, pero no funcionó

Heimdall recibió su cuerno y me eligió a mí (bueno, a Arnaldo) para acompañarle en su viaje hacia las tierras de los dioses. Ahora me follo 2d6 valkirias al día, duermo, bebo y como hasta reventar. No está mal, la vida de un dios.

Los otros tres personajes, que aún querían intentar matarme, se quedaron con un palmo de narices. Que se jodan.


------ He estado atareado/desganado/vago. Espero poder retomar el ritmo de publicación. Y aún está pendiente la respuesta a la pregunta del anterior post. Sigan a la escucha. I am back ------

Etiquetas:

6 Gilichorradas:

Blogger Animally dijo que...

jsjssjsjsjsjjajaajajajajaja, diox, que locura, me parto

Una cosa, ¿con que código html has conseguido hacer lo de "Anteriormente en las crónicas frikis"?
Es que querría hacer algo parecido en mi blog

11:22 p. m.  
Blogger Kunzahe dijo que...

Me parece patético que actualices con esto, que además es mentira, porque lo que sucedió fue esto:

Relato épico-decadente de la salvación épico-decadente del mundo épico-decadente (1ª parte: Villarriba contra Villabajo)

4 narizones felices, bebiendo cervezas en la sala de recreo de la base de la Resistencia. Arnaldo Scwarzenegger, un mercenario que cree que es perseguido por Predator (Guybrush); Aleación Rodríguez, un hombre de acción con piel de acero, incluyendo sus grandes, pesados y duros huevos (flautistillo); Juanito Rambo, mercenario con tendencias violentas, algo esperable de un tío que cree que es Rambo (un servidor); y un rebelde amarillo, calvo, gordo, con los ojos saltones, y cuatro dedos en cada mano, llamado Homer Simpson (el Ruso). No sabemos qué se nos viene encima, además de unas ganas increíbles de mear. Como todos sabemos, y bien nos recuerda Master, “polla española no mea sola”, así que decidimos ir todos juntos al baño. Pero en el camino al baño, nos reclama el jefe, Sargento de Latón, alias “sargento de Herrumbre”, acompañado de un tipo con capa y bigote llamado Doctor X-traño.

Una niebla mágica ha aparecido en Barnacity. Se ha enviado a dos personas a reconocer el terreno: No se las ha vuelto a ver. La misión, ir allí, buscar a esas dos personas, traerlas de vuelta, y desfacer entuertos.

Un coche nos traslada a los límites de la tenebrosa y húmeda niebla. tras adentrarnos en ella, Hommer “oye la humedad” y un gemido. Haciendo caso omiso de la humedad, nos dirigimos hacia el gemido. Yo, con mi machete en la boca y un buen fusil de asalto en las manos, me dirijo sigilosamente, sin perturbar siquiera la nuebla de mi alrededor al lugar. Mientras tanto, Aleación avanza haciendo retumbar el suelo con sus pies de acero, no vaya a ser que no nos oigan.

Vemos los cuerpos tendidos en el suelo, moribundos. Un jebi vestido de cuero, que nos dice que no se les puede matar, las balas no les afectan y que los cabrones, unos seres monstruosos y feos han matado a su amoroso osito Teddy. Muere misteriosamente pese a los denodados esfuerzos de Homer por reanimarlo apretando su cuello y agitando su cabeza.

El otro, un hombre vestido a lo Conan, nos dice que debemos buscar al hijo de 9 madres, al hijo de 9 hermanas, guardián de los límites de Asgard hasta el Ragnarok. tras darnos esta información, muere.

Inspeccionamos el terreno, hasta que decidimos que lo mejor será separarnos, y subir un grupo a la azotea del primer edificio que haya fuera de la niebla, y otro al primero de después de la niebla.

En un grupo, aleación y yo, en el otro, Homer y Arnaldo. Nos adentramos en la niebla, y llamamos al primer portal. No nos funciona la táctica de decir que somos el cartero, así que tenemos que entrar por la fuerza.

Subimos a la azotea, destrozando la puerta que da al tejado, sin mirar si estaba abierta, por supuesto. No conseguimos ver nada. Nos acercamos al borde de un edificio, y oímos una explosión debajo de nosotros. Lanzamos una piedra hacia las entrañas de la niebla, a ver si oímos algo. Sólo oímos un “ay!”, seguido de otra explosión como la de antes, y una ráfaga de balas dañinamente dirigida a nuestros puntos vitales. Mis reflejos de centella me permiten esquivar las balas sin un rasguño, pero no amí compañero, que resulta herido y huye, dispuesto a reclutar a todos los vecinos del edificio para hacer frente a esta mortal amenaza.

Viendo en peligro mi vida, no encuentro otra solución que usar mi lanzagrandas. Haciendo volar en pedacitos a Homer. No contento con la accidental muerte, Arnaldo decide sádicamente usar un lanzallamas última generación, ya que sin matar gente no es feliz. Mientras ríe malignamente, sintiéndose pleno, lo usa contra mí, inocente, haciendo que muera churruscadito cual chuleta.

Al no conseguir reclutar a nadie, Aleación sube a la azotea para gritar a Arnaldo que es hora de dejar de matarnos entre nosotros. Arnaldo, con gran esfuerzo, logra calmar sus ansias asesinas y guarda su lanzallamas.

Al llegar abajo y juntarse, aparecen dos enviados más. Leona Váskez, una lesbiana muy sexy y marimacho (yo), y Daniel Espartero, un hippy rolero barbudo que apesta a porro.

Los Cuatro nos dirigimos de nuevo al coche, sin saber que la muerte sigue acechándonos.


Relato épico-decadente de la salvación épico-decadente del mundo épico-decadente (2ª parte: la mirada del tigre)

Tras las tan lamentadas como innecesarias muertes, antes de llegar a los cadáveres de Conan y Jebi, con muchos retrasos por la manía de Espartero de pararse, decir “movimiento sigiloso”, tirar un dado al suelo y andar de puntillas. Sucede lo que desencadenaría la dos siguientes muertes de la partida.

Espartero, inspirado por el Máster invisible que él creía que todo lo dirige, suelta, sin que sepamos bien por qué, “hostia, dos en intimidación”. Aleación, cayendo en un trance similar, dice “yo igual! estoy seguro de que te intimido”. Tras ello, comienza uno de los rituales más extraños y singulares de los estúpidos descerebrados. La intimidación.

Tras un buen rato, me disponía a acabar pacíficamente con la tontería intimidándolos a ellos para poder seguir nuestra misión, cuando Arnaldo, tan sádico como siempre, decide que es más rápido dejar una granada entre nuestros compañeros. Os podéis imaginar el resultado: dos inocentes muertos simplemente para satisfacer a un enfermo. Que injusta es la vida.

Cargamos los seis cadáveres en el coche (Conan, Jebi, Juanito, Homer, Aleación y Espartero) y nos dirigimos de nuevo a la base, para dar parte a nuestros superiores de la situación.


Relato épico-decadente de la salvación épico-decadente del mundo épico-decadente (3ª parte: La escalera caracol)

Tras llegar a la base, conocer a nuestros dos nuevos compañeros Sobreviviré Pérez (flau), creyente de la marca del destino en los nombres, y Aps Urdo, un seguidor del Rayo Vallecano con superpoderes; y que los jefes pasaran de mí cuando les dije que Arnaldo era un asesino, procedemos a la búsqueda de información. Defensores de las antiguas tecnologías, no nos vale un potente ordenador con rápida conexión a Internet, por lo que nos tiramos horas en la biblioteca para nada. Cuando confiamos en el progreso, decidimos usar el método de busqueda más avanzado, poner “Ragnarok” en google y darle a voy a tener suerte. La suerte que tuvimos fue que un virus nos infectara el ordenador, así que tuvimos que irnos a otro.

Descubrimos que un dios de la mitología nórdica, Heimdall, era hijo de nueve madres balblabla y poseedor de un cuerno mágico, vigilaba los limites de Asgard hasta el Raganrok. Buscamos si había algún friki famoso con ese nick, así que buscamos “Heimdal mensaje privado” intentando llegar a algún foro. Descubrimos a heimdall y su mensaje privado, un vídeo de un tío con una tranca enorme dando por culo a otro y diciendo “Soy Heimdall, este es mi mensaje privado, admirad mi cuerno mágico”. Escandalizados, nos dirigimos a nuestros superiores cuando aparece la gusa, a la que damos a olisquear los cadáveres para que siga el rastro de los bichos asesinos.

Nos lleva a un edificio en la niebla. Para subir las escaleras, Aps decide que el no va a subir normal, sino que usará su habilidad de trepamuros para subir por la pared de la esalera, al lado nuestro. Ante esto, Sobreviviré no puede sino decir “eres un flipao” a lo que Aps responde lanzandole unos rayos vallecanos que le dejan tieso. Tras mi magistral cura, consigo dejarle a 0 puntos de vida, con lo que podemos seguir avanzando.

Llegamos al último piso y entramos por una puerta donde tres trolls feos y asquerosos nos atacan con ansias asesinas. Yo desenvaino mi espada y ataco con ella, ya que las balas no les hieren. Arnaldo ataca con su machete, y Aps se convierte en un bicho hecho de pinchos metálicos e intenta matarlos a abrazos.

Sobreviviré intenta huir para salvar su vida, siendo sorprendido por otro troll. Desesperado, intenta defenderse arrancando la antena de la televisión y atancándolo con ella, sin darse cuenta de que es un antena de las que se encoge, con lo que queda inconsciente tirado en el suelo, tras el último esfuerzo de llamar a sus amigotes.


Relato épico-decadente de la salvación épico-decadente del mundo épico-decadente (4ª parte: plato principal: sesos de cordero)

Molomás Quetú (flau) recibe una llamada de su amigo Sobreviviré. se encuentra en problemas y debe ayudarle, con lo que Molomás se dirje a donde está acompañado de más amigos armados con motosierra.

Al llegar allí, y para despejar camino, antes siquiera de entrar en la habitación, decide que hay que lanzar una granada. Leona consigue alejarse, Aps y Arnaldo sufren las consecuencias pero aguantan, no como Sobreviviré que muere definitivamente.

Sus amigos, furiosos, deciden acabar con el asesino, por lo que le atacan con sus motosierras. Antes de llegar, Molomás saca una granada y amenaza con hacerla estallar si se acercan diciendo: “Cómo mováis un sólo músculo. La peña le ignora y le ataca, quitándole 66 puntos de daño. Por intervención divina del Master, antes de morir logra quitar la anilla, el brazo cercenado vuela con la granada en la mano y acaba dentro de su boca, convenientemente agrandada por una motosierra.

La explosión siguiente acaba con Molomás, con la peña, casi tira el edificio, dejándolo con un boquete de dos pisos de profundidad, y baña todo de sesos.

El tercer personaje de flautistillo había muerto sin que el resto del grupo llegara a verle.

Relato épico-decadente de la salvación épico-decadente del mundo épico-decadente (4ª parte: mala hierba nunca muere)

Tras acabar con los estúpidos trolls asesinos, descubrimos en la habitación de la lado a un tipo que encajaba con la descripción de Heimdall suspendido en el aire en el centro de un pentagrama dibujado en el suelo. Ante la cobardía de mis compañeros, me introduje en el pentagrama para recoger el cuerpo. Se encontraba mágicamente inmovilizado, por lo que no pude moverlo, así que use mi ingenio y fastidié el dibujo del pentagrama, con lo que el hechizo se desvaneció.

Justo antes de que el Dios este de pacotilla se esmorrara contra el suelo, justo debajo de él apareció lol_fucking_noob!one! (flautistillo) que no tenía ni puta idea de que hacía allí, pero recogió suave y amorosamente al Dios. Ya sólo faltaba el cuerno, así que nos dirigimos en su busca.

Al pie del augjero enorme causado por la explosión de la granada, y mientras Arnaldo y Aps discutían sobre algo que no recuerdo, yo, viendo la mirada asesina de Arnaldo, y que se disponía a acabar con el pobre Aps, le empujé por el agujero para librar al mundo de esa amenaza y vengar a mis compañeros asesinados por él. Cuando se estaba muriendo en el fondo, la estúpida de la Gusa, sin saber el peligro que suponía Arnaldo, decidió lamerle las heridas, con lo que consiguió sobrevivir.

Tras cruzar el punte con la ayuda de la multimorfidad de Aps, intenté continuar con mi personal cruzada por salvar el mundo y le lancé una granada a Arnaldo, que consigió esquivar. Tras ello, se quedó llorando en el piso de abajo, así que lol_fucking_noob!one! y yo buscamos el cuerno en el piso de enfrente, mientras Aps llevaba a cabo un malévolo plan que no nos comunicó.

lol_fucking_noob!one! se dedicó a destrozar el mobiliario por la mera diversión de hacerlo, mientras yo buscaba el cuerno por las habitaciones. Cuando lo encontré, fuí a avisar a lol para que dejara su “búsqueda”, cuando le vi destrozando las primeras ediciones de las obras completas de Tolkien. Al preguntarle qué coño estaba haciendo, me gritó que qué mas daba, que las primeras ediciones son una mierda, que las nuevas molan más. Ante esto, la rabia me inundó y vacié un cargador de mi fusil contra él, pero no conseguí matarle. Calmada mi ira, corrí a arreglar el destrozo y lol cogió el cuerno y sopló por él, siendo trasladado a los límites de Asgard.

Aquí me gustaría hacer un paréntesis para tratar la estupidez de este personaje. Es claro que su estado mental no debía de ser el más adecuado, simplemente viendo su estúpido nombre nos damos cuenta de ello; pero es que ya esto se sale de los límites establecidos para una conducta socialmente aceptable. Vale que el tipo no tenía ni puta idea de qué iba la vaina, pero que se lo habíamos explicado, joder.

En fin, la cosa es que tuvo los suficientes reflejos para, antes de morir congelado, volver a soplar el cuerno, trayéndolo de vuelta a Barnacity. Fuimos a devolver el cuerno a su dueño. Cuando se lo dimos, comenzó a decir que habíamos hecho un buen trabajo y demás y que, atención, iba a recompensar a aquel que ha estado trabajando en ello desde el principio, convirtiéndolo en Dios y demás. Antes de que acabara, intenté arrebatarle el cuerno y soplar por él. Si convertía a un asesino como Arnaldo en Dios, estaba claro que el mundo iba a estar de todo menos a salvo. Pero al cabrón se la pelo mi súpertirada de 27 con 3d6, así que no conseguí nada. Aps también intentó evitarlo, ya que resulta que estaba enganchado en el techo de encima nuestro, tirándose encima de él, pero Heimdall sopló el cuerno antes, volviendo a Asgard y cumpliendo su amenaza de llevarse a Arnaldo con él y convertirlo en dios.

Si un tipo que hace eso es el que tiene que proteger nuestro mundo blablabla, no me extraña que nos aya como nos va. Sin duda, Arnaldo está ahora planificando las formas mas crueles de matar sin razón usando sus nuevos poderes. El fin del mundo ahora SÍ está cerca.

...

Esa es la pura verdad, y lo publicaré en mi blog para difundirlo, aunque tiene menos audiencia que el tuyo porque la gente no tiene criterio xD

5:39 p. m.  
Blogger Lucinda dijo que...

Pero mira que sois frikis...

7:32 p. m.  
Blogger Guybrush dijo que...

Animally: Pues con la plantilla del blogger... no tiene pérdida, simplemente consiste en cambiar el título de esa columna.

Kunzahe: Quien se pija ojos come.

Lucinda: Tampoco es pa' tanto!

8:26 p. m.  
Blogger Capelain dijo que...

Siento anunciar que soy demasiado perezosa y ahora mismo no estoy como para leer algo tan largo en la pantalla. Si me lo dais en papel por fascículos quizá.. xD (leer en la pantalla es malo para mis pobres ojos cansados...)

Qué cosas más raras hace la gente. Hay que ver. ¿Hay que ver el qué? Pues ese pájaro lila que nada debajo del agua de mi bañera. ¿En serio? ¡Claro! ¿Qué es, sino? Es evidente que es un ornitorinco.

9:13 p. m.  
Blogger Animally dijo que...

bueno, con la plantilla de bloger...cambiar el título a que columna???

11:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home